Archivos Mensuales: diciembre 2014

Poema: A-REBATO-S

Vagamente vislumbro una luz en el bosque
y no se trata aquí de dar más detalles
ante lo imprevisible
(Juan Carlos Mestre)

Trago la droga del silencio;
giro lentamente.
(Tomas Transtömer)

Me arrebato en densidades opacas nimio juego jugador solitario poliédrico infinito
clausuro estos hábitos desposeída vestal débil rechazo de torsiones cíclicas
cómo abrigas muros mapas desorientados cómo luces reverberación pinchos infectos
cómo limitas rutas magnetizadas ondas tornados huracanes espiral irreversible.

Descuadrar es un arte y tú matrícula de honor tijeras en mano los círculos nunca fueron redondos
exhibir mudeces es mostrar palabras múltiple armería matices intensos tú deslumbras y confundes
merodeas y sumerges elásticas salivas para mostrar polípticos das cuerda a los iris rompes los lóbulos
enigmas como un charco en día de girasoles y los huecos cambian sentidos “si es que lo-s(h)abía”.

Las acículas se balancean declive yugular con caída de tensiones –el beso jamás es versado-
sitiadas las esquinas el arco sumerge descensos las flechas esperan combate sin error posible
las leyes se inclinan sangre en los costados belfos arrancan tejidos agujas recogen lágrimas
me arrebato y compongo música sin pentagramas espesas oquedades elipsis de ida no return.

No
pueden
llover
incisivos.

Anuncios

Arte: Galería de Espejos del Palais de Versailles

Se construyó entre 1678 y 1684, durante el reinado de Luis XIV, reemplazando una terraza de Luis Le Vau que unía las dos alas del palacio con la fachada del oeste. De estilo barroco tiene una longitud de setenta y tres metros y una anchura de diez metros y medio. Diecisiete ventanas proporcionan la luz que se refleja en trescientos cincuenta y siete espejos puestos frente a frente.

SALÓN DE LOS ESPEJOS VERSALLES

Poema: DES-A(R)MADA

hay un mar. hay la luz.
hay sombras. hay un rostro.
(Alejandra Pizarnik)

Molino de tormento
Molino de salvamento
(Vicente Huidobro)

Estas ramas se retuercen la quietud de las esquirlas me consume
yo secciono estos párpados libro sin solapas alguien lee mis ojos sin que yo lo sepa
quiero no ver-te oigo y no escucho sólo allure y tormenta y ciclón y escondite
y esta púrpura vendada desde los pies hasta el cuello.

Oxígeno goteo en reserva tantos pétalos fonéticos roturan surcos
estas curvas enrejadas gritan en mi cintura lloran en mi espalda el brillo de tus cuerdas
aguacero y el índice en la boca el otro lado queda muy lejano
no crece la hierba entre nubes opacas no crece el suelo sin plantas que caminen.

Descanso mis manos al borde de tu nuca dibujarla es amputar mis falanges navajas en mis tímpanos
y azoto mi frente me acribillo en tus destellos yo orbicular de ti desguarecida
urgencia de erre-ce-pe ausente sin respuesta Glasgow bajo mínimos
estos pulsos se agotan transfusión denegada.

Yo
abisal de mi
anudada
despierto para ver el vacío
escindida
despierto para anular anulares de manos paralelas
desnuda
despierto para despejar estas incógnitas de pares desencajados y.

Poema: DESANALOGÍAS

No soy yo quien escribe estas palabras huérfanas.
(Oliverio Girondo)

¿Quién eres tú
que extrañamente soy yo?
(Hélène Cixous)

Abandoné a Cenicienta una medianoche sin zapatos:
se ven mejor las palabras desde las alturas
ni definitiva –como dijo Borges- ni heráclita yo abrazo y fosa común o no depende
giro en exceso de voces de hechos sin voces o voces sin hechos
-maldigo a la pluma que escapa a mis manos-.

Una sola indiscutible y única en dientes de cremallera
te busco esquiva y delirante efímera sin mitad compartida egolátrica TÚ siempre en otro sitio
y yo contigo y sin mi esta física y química muda delatadora
escribes porque el silencio te rompe aunque las frases son nada
jirón y cuenta nueva ¿acaso ELLA va a recoger mis retazos?.

No hay tinta diastólica ni puedo inventarte ya lo hicieron otros aunque nadie
te ha resuelto
antifaz trinchera sombra desdoblada espectro múltiple fantasma a deshoras

y yo besificada sin labios versificada en manos de nadie indefinida.

A bordo de versiones originales tan mía que el préstamo insulta mis estrofas
no se cuándo me dejarás definirte o definirme o desmembrarte

palabra perfecta
ya no puedes salvarme ni ellos tampoco.