Archivos Mensuales: noviembre 2013

Poema: INTERFERENCIAS

Una Colt, volutas rojas en el puente de Praga,
ese aroma a heliotropo se nubla entre mis oídos: movimiento rotatorio,
lento líquido dramático: No way out,
escasas uvas para tanta ira:
ese arquetipo alado es teorema sin axiomas,
manto que protege, revoltosa dopamina.

Tomo ese billete sin fecha: zig-zag, ¿hacia dónde?
Rebeca murió en el balandro: ¿cómo?
Los mares del Sur tienen libros de arena: ¡oh paradise!
La respuesta está en Manderley: ciento treinta minutos.

Gotas en el asfalto, viraje sin música,
nadie vio ni oyó nada: lienzo gaseoso,
un hombre asomado, membranas ciegas,
no hay datos que inviten a tomar un tren sin destino.

Vuelta y retorno, intemperie, máscara,
Eva, la dulce Eva te desnuda, Margot, querida,
entreacto, elipsis, fuera de campo: The end.

Anuncios

Cine: CINEMA PARADISO

Cinema Paradiso

Dirigida por Giuseppe Tornatore (1988). Es una historia de amor por el cine. Narra la historia de un niño de un pueblecito italiano, en el que el único pasatiempo es ir al cine. Subyugado por las imágenes en movimiento, Salvatore cree ciegamente que el cine es magia; pero, un día, Alfredo, el operador, accede a enseñarle al pequeño los misterios y secretos que se ocultan detrás de una película.

Ver video

Poema: VÉRTIGO

Había llegado a ese punto de emoción en el que se encuentran
las sensaciones celestes dadas por las Bellas Artes y los sentimientos
apasionados. Saliendo de la Santa Croce, me latía el corazón, la vida está
agotada en mí, andaba con miedo a caerme
(Stendhal)

Escalé la luna de Méliès para contemplar las gárgolas,
ojos entre nubes rotas de pináculos azules.
Contemplé almendros al compás de un acorde de pelo rojo,
hacia Arlés cada día, cada incontable eclipse de alfileres
con notas de luces- trapecio sin ningún punto de fuga.

Proa de nave maldita, alada entre paños oblicuos
avanzas entre las olas sobre un coche de carreras
y buscas la noble cumbre para enroscarla en tu cuello.
Constelaciones de besos se agolpan en este mármol,
los amantes de la noche lloran cristales de plomo.

Y se suman las arterias entre nudos oculares
y estas muñecas magmáticas matan al señor de blanco
y vertical, diagonal, horizontal, sinuosa y esas sábanas mojadas con aroma de violetas.
Y tú, siempre eterna, intangible, eterna, triunfante,
pentre tanto lodo y ruido tu figura permanece.

Poema: SILENCIO EN OTRO SILENCIO

Silencio en otro silencio, suma de sombras sin sonido,
entre las bambalinas y el ensayo
corté palabras y alambiqué sentidos.
Desayuné en Tiffany’s cuando pude,
Audrey peinó mis sueños de verano
y esos amaneceres sin cortinas
enmudecieron manos, oídos y pestañas.
Tiré a matar, como don Vito,
madrina de segunda, en nupcias de tercera
y en esa música donde nadie bailaba
salí a inventar los pasos en un palacio de aire.
Hoy, cénit sin horizonte, viento de la Antártida,
caleidoscopio sin ojos, colores sin arcos, iris sin altares.
Solo el canto de las libélulas y las sílabas sin eco
acunan estos contornos sin límites ni medida.